martes, 15 de julio de 2008




EN SU MAS RECIENTE EXPOSICIÓN

SERVIO ZAPATA

DEDICA LA TOTALIDAD DE SU OBRA A

JOAQUíN SABINA

Cada uno de los cuadros que se exhibieron en la galería "TODO ARTE " evocan y a la vez recogen títulos o frases de las canciones del cantante español, títulos como: "Cerrado por Derribo", "Cuando Aprieta el Frío" "Como si Llegaran a Buen Puerto mis Ansias ","Peor para el Sol" "Se llamaba Soledad", "Ruido", "Quien me ha robado el mes de Abril" nos hablan del paralelismo de su pintura y el gusto confeso del pintor ecuatoriano por la poética del maestro de Úbeda.


Servio Zapata nacido en la recóndita Zaruma deleita con una explosión de luz y verdor a través de sus paisajes, selvas imaginarias donde la jungla interminable es un goce para el alma y los sentidos.

Y si bien el paisaje es una representación de la naturaleza, y en su concepción de imágenes que paulatinamente nos evoquen una memoria, en el caso de Servio esta representación evoca mucho mas que eso, puesto que su imaginario abarca una categorización de la ilusión visual que este paisaje mismo nos evoca, talvez la fuerza de su pintura radique en una secreta búsqueda y pasión por el color, el juego de luz que maneja a su albedrío, o la implícita melancolía de esos bosques donde florecen plantas amalgamadas con el mar o con el dulzor de las cascadas que asoman bañando, tocando, humedeciendo, casi besando la arboleda que circunda su paisaje.

Y es que el paisaje desempeña un papel preponderante en el arte moderno y el expresionismo que es quien mas contribuye con esta nueva cosmovisión, ora desde el rompimiento de los cánones que la perceptiva sometió a todas las artes, ora desde la propia subjetividad del artista,
donde los preconceptos figurativos muchas veces se vuelven verdaderos códigos para el espectador.



Y es precisamente en esta subjetividad que su paisaje, toma ese real valor, ya que va acompañada con la fuerza de una panorámica que de ninguna manera nos provoca una ruptura visual, sino que mas bien nos recrea un universo de posibilidades donde cada espectador colocará también su propio imaginario.



La teoría de la poesía intelectiva de que habla Virgilio Lopez Lemus dice: "...es mas compleja en cuanto a la aprehensión del mundo, más esteticista y cerebral, es propia del homo Cogitans dada su reflexión, esto es también aplicable sin duda al campo de la plástica, a la plástica de Servio, ya que ésto, conjugado con la sensorialidad de que se deben valer todas las artes y con mayor razón el arte pictórico - del que García Lorca nos crea incluso una escala- siendo la vista, la reina de los cinco sentidos, toma toda su fuerza en la pintura de éste paisaje donde a manera del HOMO COGITANS Servio lo intuye, lo entiende a cabalidad y hace soñar a cualquier mortal que se adentra en su paisaje, ya que recrea y orienta hacia ese goce estético que conmueve hasta al espectador menos entendido.


El día de la exposición con Ruth Galarza, Oswaldo Molestina, fernando cazón,
Jaime Villa, Juan Castro y Velásquez, Servio Zapata, familiares del artista,
Luis Miranda y Feliz Araúz




























































Diario Expreso

Revista Semana

Reinventando la Naturaleza:


Exposición clorofílica de Servio Zapata
El mundo vegetal "siempre verde" representado con imaginación e inventiva como una suerte de realismo mágico.
Por: Fernando Cazón

Con un delirio verde, cargado de intensa clorofila, Servio Zapata, artista zarumeño que expone su cautivante obra plástica en la galería Todo Arte de nuestra ciudad, ofrece al público el atractivo o la tentación de toda una exuberante vegetación tropical a través de una interesante como novedosa y también original paradoja creadora. Y esta paradoja tiene que ver con un realismo que no lo es tal, aunque a primera vista lo parezca y luego con examen prolijo del espectador se descubra la reinvención de una realidad sin referentes concretos.No hay, pues, una traslación directa del paisaje captado por el pintor a la tela. Y es que de la misma manera que si lo hiciera un surrealista se propone una realidad igual, es decir con objetos o entornos conocidos, pero a la vez diferente porque el artista plasma más bien el resultado de su imaginación y no de su visión.Hace, pues, Zapata su propia geografía descubierta o reciclada a través de la deslumbrante flora de un trópico siempre verde. Bosques extensos, ríos de apacible o violenta correntada, lagos inóviles, selva intrincada, foliación exuberante y agresiva, cascadas impetuosas, troncos de ramajes fantasmagóricos. Y sin embargo o por ello mismo, en la creación tan personal del pintor que no se rije por los órdenes impuestos por el orden mismo de la naturaleza sino que la altera para hacerla más profunda, mágica y versátil, al dar una sensación magnificada de ese misterio a grandes voces de lo verde, bien pudiera decir con Pablo Neruda: "Dios me libre de inventar cosas cuando estoy cantando". O pintando, en su propio caso. O hacer suyo el título de un libro memorioso de Miguel Donoso Pareja: "Todo lo que inventamos es cierto".Pero dejemos que sea el propio reinventor de este mundo verde y clorofílico el que nos dé sus impresiones directas y las causales de su trabajo frente a la tela, al responder a las preguntas que no con mucha inocencia le hacemos:- ¿Por qué la recurrencia en el paisaje?- El paisaje tiene en mi pintura un signo o un código fundamental, que es el árbol. Este gigante vegetal con pies de plomo le otorga a lo creado una especial simbología. Por eso, en base a su figura, siempre parecida pero nunca igual, realizo yo mis composiciones.- ¿El árbol forma parte, entonces, de toda su trayectoria creativa?- No, es solamente parte de este último momento creador. Un ciclo, lo llamaría así, al que me he entregado, como lo hago con cada una de mis empresas creativas, con todo el celo poético que me predispone a la inventiva creadora. Antes de esto armé una exposición que califiqué de "visceral".- ¿Por lo profunda?- Lo visceral está literalmente tomado. Se trataba de las vísceras de animales, buscando ciertos signos o verdades en lo profundo de esas criaturas a las que calificamos de no racionales. Es decir que de un reino, el animal, pasé a otro, al vegetal. Antes partía de las entrañas de la bestia, ahora parto o me reintegro a las entrañas de lo selvático.- ¿De qué forma se siente inmerso en la realidad?- Todos los paisajes por mí elaborados son inventados. Inventados pero, por supuesto, a partir de formas ya establecidas por la naturaleza. Es decir que le copio sus perfiles y sus colores, pero no repito servilmente (como lo hacen los naturalistas) un lugar determinado. Trato así de jugar con la visión del espectador. Por ejemplo, ubico a un árbol propio de terrenos secos, como es la ceiba, dentro del entorno de un bosque frondoso. Y también en un bosque tropical y húmedo ubico a las cimbreantes palmeras.- ¿Todo se reduce, entonces, a una ficción?- Así es, aunque toda ficción, paradójicamente, parte siempre y necesariamente de una realidad. Y no solo la ficción sino también la abstracción que se confunde, en este caso, con la anatomía de lo verde. Y es que la naturaleza parece reinventarse a sí misma.- ¿Puede admitir alguna influencia?- Primero de la vieja filosofía que dice que "todo lo que está abajo viene de arriba y todo lo que está adentro se refleja afuera". Y eso es el árbol que parece enfrentarse a lo infinito del firmamento y que tiene ramajes que repiten la morfología de sus raíces. También tengo el contagio de las canciones del español Sabina, con experiencias vitales que uno quiso haber vivido o que realmente las vivió.

 

blogger templates | Make Money Online